• gomezsardinata5

Indicadores: espionaje a periodistas

Por: Jeremías




Una vez más las Fuerzas Armadas de Colombia, una institución del Estado llamada a proteger los derechos de todos los ciudadanos y las libertades públicas, se ven involucradas en un acto de persecución contra periodistas y dirigentes políticos o defensores de las garantías democráticas. Eso es el espionaje y otras formas de seguimiento a sus actividades, revelado recientemente por la revista Semana. Ante lo cual se pregunta:

-¿Cómo califica el espionaje a periodistas por parte del Ejército de Colombia, recientemente denunciado?

Respondieron los periodistas:

Sixta Tulia Hernández Pérez

Periodista, exredactora política de La Opinión

Lo que preocupa de este hecho es que no es el primero, y tampoco será el último. Este espionaje, más conocido como delito cibernético, asusta y preocupa mucho, porque en nuestro país se ha conformado una empresa criminal para perseguir especialmente a periodistas. Estas interceptaciones ilegales cambian de víctima, pero siempre son los comunicadores que no comulgan con el gobierno de turno.

Juan Ricardo Gélvez Reyes

Periodista, exgerente de TRO y director del canal ATN.

El espionaje, por parte de los organismos del Estado a periodistas, no es nada nuevo en nuestro país. Esa es la característica de los gobiernos que temen al análisis, a la otra verdad, esa que no concuerda con sus formas y sus intereses. Buscan acabar con el periodismo que denuncia e investiga y es contrario a la manipulación que quiere distorsionar. Una finalidad de gobiernos de derecha para que nada cambie.


Rafael Antonio Pabón

Periodista, exjefe de redacción de La Opinión, docente de la Universidad de Pamplona.

Este actuar del Ejército es muestra de deslealtad para con el periodismo que asume posiciones correctas en favor de la comunidad. El periodismo, por su condición de independiente, ha destapado entuertos que le causan daño al país. La actitud investigadora de los periodistas es uno de los remansos en los que descansa la credibilidad de la gente.

Joyce M. Jaimes Alvarado

Periodista, con dedicación a investigación y asesoría en comunicación.

Dicho proceder obedece a la anti democracia que impera en los países cautivos de la corrupción. Es así como se vulnera directamente la libertad de prensa y se conciben vías de intimidación, muy comunes de regímenes autoritarios encubiertos. El periodismo emancipado debe rechazar éste tipo de ilegalidad y exigir el restablecimiento de su honra.

Jhon Jairo Jácome

Comunicador, con estudios de filosofía, editor general del periódico Q´Hubo.


Sin duda, constituye un hecho de suma gravedad, por cuanto expone una práctica recurrente de las fuerzas armadas del Estado: vigilar a todo aquel que sea distinto o se atreva a cuestionar sus actuaciones.

Alix Marina Ojeda Álvarez

Abogada, directora de la revista Máxima, directora de la Fundación Premio de Periodismo La Bagatela.

Macabro. El Ejército de Colombia se debe pie en tierra a nuestra Constitución. Sus generales juran cumplirla, entre otros porque deben proteger y cuidar la vida a los colombianos. Los verdaderos periodistas ejercen su oficio como notarios de la verdad, de hechos y personas de quienes informan. Seria delito de Lesa Humanidad, que el espionaje haya permitido matar a tanto líder social como reacción a las denuncias del periodismo.

William Javier Gómez

Periodista, docente de la Universidad de Pamplona, presidente del Círculo de Periodistas y Comunicadores de Norte Santander.


El espionaje a colegas es algo repudiable y, por lo tanto, condenable. La inteligencia del ejército no puede actuar como si se tratase de una estructura criminal. El gobierno y el alto mando militar deben responder, además de garantizar los derechos de los periodistas “chuzados”. Los periodistas no nos podemos dejar intimidar porque la perdedora sería la sociedad.

Nahun Sánchez Castilla

Periodista, exredactor de La Opinión, docente de la Universidad Francisco de Paula Santander.

Es un hecho grave y repudiable, que denota la debilidad de las instituciones en Colombia y que también pone en tela de juicio a la democracia que aparentemente nos rige. En los países desarrollados, las Fuerzas Armadas son neutrales y respetan sus constituciones. Las chuzadas contra los periodistas, son las cuentas de cobro que ellas les pasan por las denuncias que las han afectado, como el bochornoso y macabro caso de los llamados "falsos positivos".

Agustín Suárez Ramones

Periodista, autor de varios libros, director del periódico El RFegional.

La situación de interceptaciones y seguimientos ilegales a periodistas y dirigentes políticos, por parte del ejército, es absolutamente inaceptable en un sistema social de derecho como el que supuestamente rige en Colombia y exige investigaciones serias, así como sanciones ejemplares para los responsables. No es con maniobras encubiertas como se garantiza la libertad de expresión y se hace camino hacia la anhelada convivencia pacífica. Son capítulos repudiables que infortunadamente se repiten con relativa frecuencia en nuestro martirizado país.

Rafael Mora Bonilla

Exdiputado a la Asamblea de Norte Santander, director del noticiero de radio La Razón.


Afortunadamente, gracias al periodismo hay hechos que se conocen y no quedan ocultos. Como sucedió recientemente, sobre la violación y espionaje del ejército colombiano contra los periodistas. Esperamos que las investigaciones disciplinarias y penales lleguen hasta las últimas consecuencias, identificando a los autores intelectuales y materiales de este vil atropello al periodismo colombiano.


(La Opinión, 8 de mayo 2020)

0 vistas

© 2020 Círculo de Periodistas y Comunicadores de Norte de Santander

  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • Instagram Basic Black

circuloperiodistas.cpc.ns@gmail.com  |   Biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero